7 consejos sobre Speed dating

speed1

¿Has decidido participar en un evento de speed dating y no sabes qué hacer para triunfar? Tienes 5 minutos para impresionar y conectar con otra persona. ¿Aceptas el reto? Te enseñamos las 7 claves para que todo salga sobre ruedas:

Ante todo, se tu mismo: No fabriques un personaje para el evento de speed dating, porque no sabes si conocerás a alguien realmente interesante y que querrás volver a ver. Se claro y franco, para evitar malentendidos y tener que dar demasiadas explicaciones posteriores.

No bebas demasiado: sabemos que el alcohol desinhibe, pero no queremos que la última persona que te conozca no pueda ni hablar contigo porque no se te entiende. Opta por un refresco o una cerveza e intenta alargarlo en el tiempo.

No dejes de mirar a los ojos a la persona que te ha tocado y de prestarle toda tu atención. Centrar todos tus sentidos en la otra persona te permitirá conocerla mejor.  Se educado y asertivo con la otra persona.

Mira, viste y huele bien: la imagen lo es todo y tienes muy poco tiempo para poder demostrarlo. Elige tu vestuario de forma que de una idea clara de tu personalidad. De esta forma, será más fácil recordarte. Pero, ¡cuidado!, los excesos no son buenos, así que evita joyas caras, vestimentas muy estridentes y olores demasiado peculiares.

Actitud positiva y mente abierta: sal de tu zona de confort, conoce a aquellas personas que seguro que en otro contexto no te pararías a mirar. Seguro que más de uno/a te sorprende.

No prepares listas para romper el hielo, tenéis tan solo 5 minutos para que aflore la química entre vosotros, no para seguir un cuestionario como si de una entrevista de trabajo se tratara. No hay tiempo material para conocer a la otra persona… concéntrate en atraer su atención, debes generar al otro una ilusión por seguir la conversación, se diferente a la mayoría, sonríe…  dale tu toque original, explica un chiste… pero sobretodo, olvida las preguntas típicas.

Evita los temas más “difíciles” como la política, la religión o la economía. Es un primer acercamiento a una persona que no conoces, no una acalorada discusión con un extraño.

Y tú, ¿estás pensando en las citas rápidas para conocer gente nueva? ¿A qué esperas para probar la experiencia con nosotros?
www.bedazzling.es

 

8 errores en una primera cita que debes evitar

primera-cita-624x351

¿Ya has quedado con esa persona que tanto te atraía?  Seguro que has caído en alguno de los errores más comunes de las primeras citas. Es el momento de reconocerlos y evitarlos para la siguiente vez que quedes con él/ella (o para tus siguientes primeras citas).

Llegar tarde a la cita

Llegar unos 10 minutos tarde es una demora justificable, pero más allá es una falta de educación. No te hagas el/la interesante, sólo conseguirás que la otra persona se impaciente, se moleste y crearás una mala primera impresión de entrada.

No hagas un monólogo

Hablar sin parar de tus alegrías, tus éxitos, tus amigos y tu trabajo sin parar y sin preguntar nada de la vida del otro. Además de un absoluto aburrimiento, la otra persona acabará dejando de prestar atención a lo que estás contando.
Una cita consiste en realizar un primer contacto y conocer a la otra persona, por lo que la información tiene que fluir en ambos sentidos.

Mantén el misterio

Deja de dar excesiva información sobre todos tus problemas, miedos o dramas de tu vida. A todos nos pasan cosas y todos cometemos errores, pero no está bien que los comentes en la primera cita. No elimines el misterio a la primera, deja que te vayan conociendo poco a poco.

No hables constantemente de tu apariencia

Sabemos que te has puesto guap@ para la cita y que te gusta lucirte, pero no hace falta que sólo te centres en tu apariencia. No intentes estar todo el rato divin@, es imposible y además acabas siendo un superficial y egocéntrico.
Al otro no le importa si has tardado mucho en arreglarte o si te pasas la vida en el gimnasio para estar así de fantástico. Definitivamente, éste no es un tema de conversación del que tienes que hablar.

¡Suelta el teléfono!

Aunque sabemos que muchos de vosotros tenéis el teléfono pegado a la mano, lo mejor es guardarlo en una primera cita y no estar pendiente de él.

Es de muy mal gusto estar todo el rato atendiendo llamadas, mensajes o whatsapps de otros mientras tu cita intenta hablar contigo. No hay nada que no pueda esperar un par de horas de tu tiempo.

No escuchar a la otra persona

Interrumpir al otro, preguntar varias veces algo que ya te ha contestado, distraerse con cualquier cosa de tu alrededor… Son esos pequeños detalles que hacen ver a la otra persona que no se tiene ningún interés sobre lo que te está contando y pueden acabar arruinando la velada.

Hablar de tu ex o de tus problemas en el amor

El típico error que todos cometemos, sobre todo si acabamos de dejarlo con otra persona. Recuerda, estás en una cita con una persona que no tiene nada que ver con tu ex y a la que no le importa con quien hayas estado. No los critiques, lo mejor es que ni los menciones.

Tampoco es bueno que estés todo el rato quejándote todo el rato. No está bien ir todo el rato de víctima porque resulta muy aburrido y la otra persona puede pensar que eres tú y no el destino el causante de todo ese drama.

La cuenta es cosa de dos

Momento clave de toda cita: la cuenta. No intentes hacerte el remolón o ir al baño de forma inesperada. El hombre no debe pagar todo el rato en una cita, es sólo una costumbre machista.

Lo mejor es que salga de ti el querer pagar. Tú puedes invitar a una cosa y la otra persona a la siguiente, pero no te quedes mirando la cuenta como si no fuera contigo.

Buscar pareja en Barcelona sin fecha de caducidad

 

pareja-de-barcelona-love

Barcelona es una ciudad de oportunidades, perfecta para encontrar una nueva profesión, un nuevo grupo de amigos, un nuevo hobby y, ¿por qué no?, también puedes buscar pareja en Barcelona y encontrarla. Cantidad de solteros de todas partes y todas las edades pueden encontrar a su media naranja en este lugar donde cualquier casualidad puede convertirse en un verdadero romance digno de una auténtica historia de amor. Jóvenes y ya no tan jóvenes ven cómo sus vidas y relaciones pasan, casi sin darse cuenta, en un escenario donde los actos se van sucediendo a un ritmo frenético. En una ciudad donde el tiempo pasa aceleradamente, haría falta que nos preguntáramos: ¿importa realmente la edad a la hora de buscar pareja en Barcelona?  

A continuación, te damos algunas respuestas

Resulta inevitable que, al hacernos esta pregunta, hagamos un repaso a nuestro currículum amoroso. Seguro que todos recordamos aquel primer amor con el que vivimos todo por primera vez. La primera cita, el primer beso, el primer contacto con el sexo (con más o menos éxito), la primera ruptura… Y tantas relaciones que demostraban que, en el amor, no suelen haber cuentos de hadas. Es a partir de todas esas decepciones cuando, definitivamente, te planteas qué es lo que buscas en una pareja y decides volverte mucho más selectivo a la hora de llevar a cabo una nueva relación.

Es en ese momento cuando surgen algunas dudas, como: ¿estamos preparados para ser unas parejas estables?, ¿buscamos lo mismo en una relación?, ¿seremos capaces de llevar el mismo compás?… A lo largo del tiempo vas viendo cómo tus expectativas en el terreno del amor ya no son las mismas que eran hace unos años. Por tanto, llega un punto en el que estás empeñado en buscar a tu príncipe azul en aquellos sectores o ámbitos en los que más cómodo estás. Piensas que quizás así darás en la diana con la pareja perfecta, tal vez olvidando que la mala hierba crece en todas partes y también lo hace en los sitios que menos te esperabas.

Al final, llegas a la conclusión que de nada te sirve buscar tu pareja ideal en tu misma quinta o el mismo grado de madurez en el que tú te encuentres. Lo importante, al fin y al cabo, es descubrir que aquella persona, más madura o no, llegue a ti con los mismos propósitos. Que, al margen de su espacio personal, comparta tus objetivos para llevar una relación hacia adelante. La edad no deja de ser un número en el que depositamos nuestros miedos y las expectativas que otros pretenden que cumplamos. Pero, en el péndulo de nuestro corazón, no hay más dueños que nosotros mismos y aquellos que nos ayuden a empujar las agujas del reloj.

http://www.bedazzling.es