Encontrar pareja después de separarse

slowdating1

Un pensamiento recurrente después de romper una relación, especialmente si se trata de una relación larga, es el típico “voy a morir entre cientos de gatos”. Vamos, que lo más normal del mundo es pensar que jamás encontraremos el amor porque estamos condenados a una vida de soledad y sufrimiento.

Esto no tiene por qué ser así. Vale, el “no tiene por qué” no es lo más tranquilizador del mundo, pero es que de existir ese posible destino, realmente puede cambiarse.

La tristeza postrelación

Hay un periodo, después de la ruptura, en que es inevitable estar mal. Es lo que los psicólogos llaman “el duelo”. Duelo viene de la palabra dolor, y significa que en lo que se asimila la pérdida vas a pasar de no asimilar del todo lo que ha ocurrido, después a estar triste, luego enfadado, y finalmente empezar a rehacer tu vida. No siempre en ese orden.

Respetar este tiempo (en que además pueden venir pensamientos recurrentes del tipo “jamás encontraré pareja, seré como esos viejos que echan comida a las palomas”) muchas veces merece la pena, ya que durante esta época a veces, los seres humanos, nos emparejamos con otras personas para cubrir los huecos que dejó la anterior. Aunque, bien visto, ¿no puede surgir el amor en cualquier momento?

¿Y qué hacer para enamorarse de nuevo?

Pues va a sonar tópico, pero lo mejor para volver a enamorarse depende en gran medida de la actitud. Vale, si estés en pleno duelo o saliendo del mismo, va a ser complicado que creas esto, pero puedes hacer un acto de fe: para volver a enamorarte tienes que querer hacerlo. Es decir, buscar el amor.

Quizá no recuerdes cómo pasó exactamente la última vez que te enamoraste. O por el contrario, lo puedes recordar con pelos y señales. En ambos casos, no te preocupes, cada vez es diferente. Y no hay mejores o peores formas: es lo mismo enamorarse de alguien que conoces fortuitamente en una biblioteca (sí, ahí puede surgir “la chispa”), que de una persona a la que hayas conocido por Internet.

Tampoco es lo mismo en las grandes ciudades que en los pueblos. Por ejemplo, el hecho de buscar pareja en Barcelona después de una ruptura es diferente a buscarla en un pueblo pequeño del Alto Aragón. Por muchas razones, de las cuales las más importantes van a ser la posibilidad de cruzarte o no con tu expareja, y el número de personas disponibles y cercanas que haya, además de las actividades que puedes realizar para encontrar una pareja nueva.

Porque lo importante, como decíamos, es la actitud, que estés dispuesto a encontrar un nuevo amor, y ponerte a perseguir ese objetivo activamente. Ojo: sin prisa, pero sin pausa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *